lunes, 1 de mayo de 2017

Te rendiste en febrero

Como dice la canción de Calamaro: "te quiero, pero te olvidaste marzo y te rendiste en febrero", y así fue que desde ese mes cortamos todo tipo de comunicación.
No sé nada de tí.
Todavía recuerdo cómo esperaba cada noche poder hablar contigo. Aunque no resulte lógico decirlo, te recuerdo cada día que pasa. No es lo correcto, pero es inevitable. Tu presencia en mis pensamientos han sido más marcadas que tu ausencia verdadera en mi vida.
 La verdad que caí en cuenta que en realidad no tomaste esto en serio. A veces me gustaría saber verdaderamente que pensabas cuando me hiciste creer que podía existir un <<nosotros>> entre nosotros.
Casualmente el 29 de abril fue la memoria de ese encuentro que me cambió la perspectiva de mi soledad y me hizo pensar que había encontrado al chico de mis sueños (no es cliché, verdaderamente soñé con él-esa historia será contada en otra oportunidad).
La emotividad a veces nos ciega.
A pesar de los malos entendidos no puedo negar que cada día al despertar pienso en tí y en que andarás haciendo. Si es que lograste arreglar aquellos problemas con respecto a la sustentación de tus estudios en el extranjero. Yo te acompañé en ese camino. Aún recuerdo los ánimos que te daba cada noche para que no renunciáses a tu meta. Todo, todo eso lo tengo atesorado en mi corazón. ¿Qué recuerdos tienes tú de mí, gatito?. Me gustaría saberlo. Quizás nunca más vuelva a saber de tí. Yo me alejé sabiendo que el riesgo era quedarme con una historia inconclusa, pero segura de que si una persona no te da el valor que te mereces, te miente, te desilusiona, definitivamente no es digna de tu cariño.
Es improbable que leas estas líneas, pero no imposible. Con el tiempo sé que desaparecerá esta sensación que no maduró a amor. ¿Hubiese sido grandioso no?, ya que aparentemente nos llevabamos muy bien. Si alguna vez lees esto, me gustaría que sepas que guardo momentos únicos de todo ese año en que nos permitimos conocernos; que he seguido mi camino y aquí estoy, día a día, haciendo cosas que me hacen feliz.
Deseo que tú también encuentres tu camino.
Desde dónde estés, ojalá que tu camino florezca a pesar de haber marchitado rosas, una de ellas yo, en tu trayecto.
Un saludo y un "nos vemos en el camino".!
Te dejo la canción que un día me enseñaste.
Buena letra.

Gatos de bronce - DanielF


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Te rendiste en febrero

Como dice la canción de Calamaro: "te quiero, pero te olvidaste marzo y te rendiste en febrero", y así fue que desde ese mes corta...